Misa > Partes y ritos de la Santa Misa

Partes y ritos de la Santa Misa

La Santa Misa es una celebración religiosa en la que se honra y agradece a Dios, realizando diferentes ritos y el sacramento de la Eucaristía.

Ritos iniciales

Los ritos iniciales tienen el objetivo de preparar a la congregación para la realización del sacramento de la Eucaristía. Esta parte de la Santa Misa está compuesta de seis elementos: entrada, saludo, acto penitencial, Señor ten piedad, Gloria y la oración de colecta.

En la Entrada, el sacerdote inicia la Misa con un canto. Éste tiene el objetivo de iniciar la celebración, unir a la congregación y llevar sus pensamientos a las Escrituras.

En el Saludo, el sacerdote besa el altar al llegar a él. Después del canto de entrada, realiza la señal de la cruz junto con la congregación. Luego, saluda a los reunidos y da una introducción sobre la misa de ese día. Continua con la invitación al Acto penitencial en el que la comunidad se confiesa.

La parte “Señor, ten piedad” puede incluirse en el acto penitencial, si no se lleva a cabo después de este. El sacerdote y la congregación cantan “Señor, ten piedad”, o lo recitan para honrar al Señor y suplicarle por su misericordia.

“Gloria” es uno de los himnos más antiguos de la iglesia católica. Al igual que “Señor, ten piedad” puede cantarse o recitarse. Con estas palabras se le da gloria al Padre y al Hijo, y se hacen presente las peticiones y suplicas.

El último de los elementos de la Santa Misa es la Oración colecta. Esta es la primera oración sacerdotal de la Misa. En ella, el sacerdote ora al Padre no solo en su nombre, sino en el de todos los congregados. La comunidad permanece en silencio. Al terminar, el sacerdote lee una oración sobre la misa del día y los congregados responden: Amén.

Liturgia de la Palabra

La Liturgia de la Palabra es uno de los momentos principales de la celebración. Después de los ritos iniciales, la congregación esta preparada para escuchar la Palabra de Dios. Esta parte de la Misa se compone de la lectura de la Biblia, la meditación en la Palabra, cantos y oraciones.

Primera lectura: Para comenzar, se realiza una primera lectura del Antiguo Testamento. Esta tiene como objetivo comprender el porque de muchas de las obras de Jesús en la Tierra.

La Liturgia continua con la lectura del Salmo Responsorial. Un salmista es quien recita estos cánticos a la congregación para que ellos escuchen y puedan responder a los mismos.

En la segunda lectura de la Liturgia se lee el Nuevo Testamento, es decir, puede ser leído un fragmento del libro de los Hechos o de alguna de las cartas de los Apóstoles. El objetivo es dar a conocer más datos sobre la vida de los Apóstoles y cristianos en aquellos tiempos, esto facilita la comprensión de las tradiciones de la Iglesia; y aprender más sobre las enseñanzas de Jesús.Al finalizar la lectura, se canta el Aleluya con el que se celebra la Resurrección de Cristo.

También se lleva a cabo la lectura de un fragmento de alguno de los Cuatro Evangelios. Así se brinda más información sobre la vida de Jesús y sus enseñanzas. La lectura es realizada por el sacerdote, o por el diácono.

En la Homilía, la persona a cargo brinda una explicación sobre las lecturas bíblicas anteriores, de modo que la congregación pueda comprender mejor las enseñanzas de Jesús y la forma en la que pueden aplicarlas en sus vidas.

Para dar por finalizado la Liturgia de la Palabra se recita el Credo del Pueblo como profesión de fe. Por medio de este acto, la congregación expresa su asentamiento a la Palabra de Dios transmitida.

Oración: La congregación ejerciendo su oficio sacerdotal se une a la llamada “oración de los fieles” u “oración universal”. La asamblea eleva un ruego por la vida de las autoridades religiosas y del Estado.

Liturgia Eucarística

Jesús, después de haber predicado la Palabra, selló su cumplimiento con la Cena y el sacrificio en la Cruz. Ahora es el turno de la Iglesia, la congregación conmemorara la muerte y la resurrección de Jesús en la Liturgia Eucarística. La Biblia relata que Jesús tomó el pan y el vino, agradeció a Dios, partió el pan y lo entrego a sus discípulos. Él dijo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en mi memoria. Luego, tomó la copa y dijo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

La Liturgia Eucarística comienza con la preparación de los dones. El pan, el vino y el agua son llevados al altar. Se realiza una oración en la que se agradece a Dios por la salvación y en la que, por fe, se convierte al pan y vino en el Cuerpo y Sangre de Cristo. También se da gracias a Dios por la comunión de los fieles. Así, después de la preparación de los dones y la plegaria eucarística, se procede para continuar con el rito de la Comunión.

Rito de la comunión

La palabra “comunión” significa la unión de dos o más elementos que tienen algo en común. En este caso, se trata de la unión de los Fieles y de Dios.
En el Rito de la Comunión, la congregación recibe el pan y el vino como símbolo del Cuerpo y Sangre de Jesús, para que puedan alimentar su espíritu. Al comulgar, se recibe a Jesús en el cuerpo y se manifiesta la unión de toda la congregación.

Los fieles elevan una oración en la que se suplica a Dios por el pan de cada día. También se le implora misericordia a Dios para el perdón de pecados.
Para finalizar la oración, se pide a Dios liberación del mal de todos los hermanos de la fe.

En el rito de la paz la congregación ora por la unión y la paz de la Iglesia. Al participar de este rito compartiendo todos un mismo pan, expresan la unión y la caridad entre ellos.

Tal como lo hizo Cristo en la ultima Cena, se parte el pan. Este es un símbolo de la unión de la Iglesia, expresando que se une con Cristo en un solo cuerpo.

La Inmixión es una parte del pan del rito de la semana anterior que es colocado en el cáliz. Esto representa la comunión entre los que están presente en este rito, y los que estuvieron en el anterior.

Canto: mientras se realizan los procesos mencionados anteriormente, se canta “El Cordero de Dios”. Estos versos se repiten varias veces y al final son acompañados de palabras que brindan paz. Luego se lleva a cabo el canto de comunión, mientras que el sacerdote y la congregación reciben el Sacramento. Todos deben cantar estos versos a una voz, expresando la unión de espíritus

Cuando la comunión es finalizada, se canta un himno, salmo o alabanza, y se realiza una oración en la que el sacerdote pide que los fieles puedan obtener los frutos del rito realizado. La congregación responde: Amén.

Para finalizar la Santa Misa se lleva a cabo el Rito de conclusión. En él, el sacerdote saluda a la congregación y les da su bendición.

En esta parte final, el sacerdote puede dar los anuncios o avisos, si es que los hay. Luego ora por la congregación para saludarlos y bendecirlos.
Después de despedirse, cada fiel puede regresar a sus tareas. El sacerdote y el diacono dan por terminada la Santa Misa con un beso al altar, y la inclinación junto con otros ministros.

Fuentes:
https://misionerosdigitales.com/2017/09/cuales-las-partes-la-misa/
http://es.catholic.net/op/articulos/13776/la-misa-partes-en-que-se-divide.html